El fin del mundo y religión

“Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ellas escritas; porque el tiempo está cerca.”
Apocalipsis 1:3

El fundamento de las religiones son las creencias o ideas que consideran como verdaderas quienes las profesan. Tales ideas han sido determinantes en la vida de los seres humanos desde épocas que se remontan a siglos antes de Cristo y, aunque con el paso de los años han vivido diversas transformaciones, siguen siendo un elemento esencial de los creyentes. Dentro de este tipo de creencias se encuentran las profecías −o afirmaciones clarividentes sobre el futuro en general− que no están ligadas a un razonamiento en la previsión del resultado predicho y su inspiración es de origen divino. Entre las diversas profecías que existen se encuentra la del fin del mundo, pronunciada de manera especial en esta época, ya que muchas de sus predicciones parecen coincidir con situaciones que vivimos en la actualidad como el cambio climático, los nuevos políticos y algunos actos terroristas.
En Cali muchos creyentes pertenecen, en particular, al catolicismo o al cristianismo, las religiones más comunes que por ser monoteístas otorgan mucha importancia a las profecías por representar éstas la historia que Dios planeó. En esta ciudad, cristianos y católicos presentan diferencias, por ejemplo, en sus formas de rezar y en sus iglesias. No obstante sus notables diferencias, en ambas religiones se entiende “El fin del mundo” de la misma manera.
Dadas las crecientes especulaciones que se han hecho alrededor del tema del fin del mundo, donde la más común es la de carácter religioso, y siendo cada día más y más las personas de diversas procedencias que resultan influenciadas por este tema, es interesante conocer los enfoques de ambas religiones al respecto. Con ello se puede informar acerca de las concepciones que ambas religiones tienen sobre lo que para ellas es “El fin del mundo” y explicar cómo y qué tanto se asemejan las dos.

Tanto los cristianos como los católicos se guían por la Biblia, y ésta es la misma en las dos religiones. Básicamente, la profecía Apocalíptica o del fin del mundo se lee en Mateo 24, en el Libro del Apocalipsis, en las profecías de Daniel o en cualquier texto de la biblia que hable del "día terrible o el día del juicio". Es a partir de estos textos sobre los cuales los católicos encuentran bases para interpretar sus respectivas teorías apocalípticas, pero es también de estos mismos de donde los cristianos interpretan las suyas. Un ejemplo de estos textos es Mateo 24, que presenta una narración de sucesos en los cuales se presenta una conversación entre Jesucristo y sus discípulos quienes le piden a Jesús que les dé señales para poder reconocer el momento cuando se acerque “el fin del mundo”, y donde éste responde que no se sabe cuándo será, pero que algunos indicios serán que se levantarán las naciones contra las naciones, los hijos contra los padres y los padres contra los hijos, y que muchos serán engañados. “(…) los discípulos se le acercaron en privado, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y de la consumación del siglo? (…) vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y á muchos desviarán (…)” . Ya que cristianos y católicos se basan en la misma biblia, la narración sobre los hechos que darán lugar al fin del mundo es la misma para ambas religiones.
Por otro lado, aunque se han desarrollado profecías alternas a la religiosa sobre este tema −por ejemplo las de Nostradamus, o las de los Mayas− ni los cristianos ni los católicos se dejan influir por éstas. Esto se da porque para cristianos y católicos lo que dice en la biblia no tiene margen de error ya que es de índole divino. Sobre esta idea se sostienen para explicar que si hay alguna corriente que contradiga lo planteado en lo que ellos llaman “La palabra” (es decir la biblia) es falsa porque nada puede ir en contra de lo que dice la biblia. En este punto se puede hacer una comparación con las respuestas a la pregunta: ¿Cree en las profecías de los Mayas o de Nostradamus? que le hice al padre de la iglesia católica “El Divino Niño” en Cali , y a una creyente cristiana adventista que dedica gran parte de su vida a leer y comprender la biblia. La respuesta del primero fue que, haciendo alusión a la profecía de los mayas, el Calendario Maya es una investigación antropológica que nada tiene que ver con la fe católica. En su interpretación el calendario Maya no se va a cumplir pues no existe concordancia entre éste y lo que narra la biblia católica y cuando no hay relación entre distintas profecías con las de la biblia, significa que ésas no están bien fundamentadas. Por la misma línea de pensamiento resultó la respuesta de la segunda entrevistada, quien dijo que tanto las profecías Mayas como las de Nostradamus eran imprecisas y por consiguiente poco creíbles. Anotó también que ni los Mayas ni Nostradamus habían resucitado como lo hizo Jesucristo y que entonces sus declaraciones carecían del carácter divino. De esta comparación se puede concluir que en este aspecto sobre la creencia del fin del mundo ambas religiones son muy parecidas.
Otra característica sobre este tema en la que se parecen cristianos y católicos, es que para ambas religiones el “anticristo” representa lo mismo. En ambas se describe este personaje como aquel que subirá a la tierra enviado por el mal, buscando engañar a los creyentes y no creyentes con el objetivo principal de acabar con todos aquellos del reino de Dios. Al respecto, el líder del grupo de liberación e intersección de la iglesia el Nazareno textualmente anotó: “vendrá un hombre que va a ser de alguna manera guiado por el mismo diablo, que va a venir a hacer mucho daño y cuyo principal objetivo de guerra van a ser los cristianos”. El libro El Apocalipsis es la parte de la biblia donde mejor se describe este ser. También donde se plantea que él será quien se enfrente a Dios o a un enviado suyo, y que en esta batalla el triunfador será Dios. Cuando esta batalla se haya cumplido, llegará el muy anunciado “Fin del mundo”, que según ambas religiones es cuando el evangelio de Dios se expande por toda la tierra. Sobre este momento 3 de los entrevistados dieron respuestas que resultaron muy parecidas. El primer entrevistado −el padre de la iglesia católica “El Divino Niño”− dijo que el fin del mundo será cuando el reino de Dios se establecerá en toda la tierra y vendrá un tiempo de tener, vivir y sentir el amor de Dios. A su turno la segunda −la creyente cristiana adventista− respondió diciendo que ese momento será el día que Jesús venga y termine con “este estado de cosas” (haciendo referencia a la guerra y el sufrimiento) y donde unos serán destruidos y otros se salvaran por toda la eternidad cuando Dios venza por fin el mal liderado por el anticristo. Y finalmente el tercer entrevistado −el líder del grupo de liberación e intersección de la iglesia el Nazareno− dijo que según su iglesia el fin del mundo será el momento donde llegará Dios y luchará contra la maldad y vencerá, y el momento en que el evangelio del señor se extenderá por toda la tierra. Por lo anterior resulta clara la relación que hay entre el anticristo y el “Fin del mundo”, ya que lo primero será quien dé los inicios para que llegue lo segundo; y como para ambas religiones este anticristo se presenta de la misma manera, se observa similitud entre ambas en relación al “Fin del los tiempos”.
Las narraciones sobre el fin del mundo no están en una sola parte de la biblia, sino en varias como las que nombré antes, y cuando se pregunta a católicos y a cristianos sobre este tema los dos se basan en distintas partes de la biblia para argumentar su respuesta. De hecho la mayoría de las veces que se pregunta a un cristiano sobre el fin del mundo éste se remonta al libro del Apocalipsis de la biblia, a diferencia de los católicos que responden basados en Mateo 24 o en las profecías de Daniel. Si se leen estos tres textos, se puede observar que lo escrito en estos no se parece puesto que en el primero se hace alusión al anticristo y a la batalla de éste con Dios, y en cambio en los otros dos se habla sobre las señales que darán lugar al fin del mundo. Esta situación podría dar a entender que como cada religión se fundamenta en una parte distinta de la biblia para explicar el fin del mundo, entonces, ambas concepciones no son iguales. Sin embargo, a pesar de que estas partes tocan distintos aspectos sobre este tema, tienen un punto en común: el fin del mundo será cuando el evangelio de Dios se extienda por toda la tierra y acoja a todas las personas por el resto de los siglos. Dos ejemplos que explican lo anterior son el capitulo 24:14 de Mateo que se refiere a cuando se predique el evangelio en toda la tierra“(…) Y será predicado este evangelio del reino en toda la tierra habitada, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin (…)”, y el capitulo 22:5 del Apocalipsis que expone cómo Dios acabará con el sufrimiento y cómo su presencia reinará de ahí en adelante “(…)No habrá más noche(…), porque el señor Dios los iluminará; y reinará por los siglos de los siglos (…)”. Es decir que aunque en cada una de estas partes bíblicas se habla de situaciones distintas ambas concluyen en la misma definición para el fin del mundo.

Que los cristianos y los católicos lean la misma biblia, el hecho de que no se dejen influenciar por profecías independientes de la religión sobre el fin del mundo y la misma percepción que tienen sobre el anticristo, me permiten concluir que la concepción del fin del mundo es la misma para ambas religiones.
Desde el ámbito del que he abordado este tema −el religioso− pienso que esta situación refleja una fuerte similitud entre estas dos religiones. Son varias las razones para pensar que entre cristianos y católicos son más las similitudes que las diferencias. En vista de que se basan en un mismo libro sagrado sus ideologías son muy parecidas no solamente en cuanto a la concepción del fin del mundo, sino también en muchos otros aspectos. No obstante a las grandes similitudes entre ambas religiones, Cali es una ciudad donde la división entre éstas es muy marcada, y no tiene sentido tratar de convencer a algún católico o cristiano de que fácilmente su religión podría confundirse con la otra, puesto que, sin importar las evidentes similitudes, los creyentes de cada religión se sienten identificados con sus iglesias y sus respectivos ritos, que son para ellos los que representan las diferencias, lo cual es absolutamente respetable.
Resultaría muy interesante comprender cuáles son las distintas repercusiones en las comunidades cristianas y católicas de Cali que traen la idea de que llegará un día final, y analizar si existen diferencias en este tema en cada comunidad, lo cual requiere un estudio muy profundo pertinente al ámbito social.